D.O.P – I.G.P

Productos de Galicia

► PRODUCTOS CON DENOMINACIÓN DE ORIGEN PROTEGIDA (D.O.P.)

En el Reglamento (CE) 510/2006, de 20 de marzo de 2006, sobre protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios, se define como:  “el nombre de una región, de un lugar determinado o, en casos excepcionales, de un país, que sirve para designar un producto agrícola o un producto alimenticio originario de dicha región, de dicho lugar determinado o de dicho país, cuya calidad o características se deben fundamental o exclusivamente al medio geográfico con sus factores naturales y humanos, y cuya producción, transformación y elaboración se realicen en la zona geográfica delimitada.”

Productos alimenticios con D.O.P.:

Productos vinícolas con D.O.P.:

 

► PRODUCTOS CON INDICACIÓN GEOGRÁFICA PROTEGIDA (I.G.P.)

En el Reglamento (CE) 510/2006, de 20 de marzo de 2006, sobre protección de las indicaciones geográficas y de las denominaciones de origen de los productos agrícolas y alimenticios, se define como:   “el nombre de una región, de un lugar determinado o, en casos excepcionales, de un país, que sirve para designar un producto agrícola o un producto alimenticio originario de dicha región, de dicho lugar determinado o de dicho país, que posea una cualidad determinada, una reputación u otra característica que pueda atribuirse a dicho origen geográfico, y cuya producción, transformación o elaboración se realicen en la zona geográfica delimitada.”

Productos alimenticios con I.G.P.:

Bebidas espirituosas con I.G.P.:

 

► AGRICULTURA ECOLÓGICA

La agricultura ecológica es una forma alternativa de enfocar la producción agraria basada en el respeto por el entorno que nos rodea, produciendo alimentos sanos y de máxima calidad. Se utilizan para ello una serie de técnicas que deben: Integrarse en el agrosistema de forma que no originen impactos ambientales. Potenciar la fertilidad del suelo y la capacidad productiva garantizando la continuidad de la producción agraria. Respetar los ciclos naturales de los cultivos y aportar a los animales unas condiciones de vida saludables. No incorporar a los alimentos sustancias que resulten perjudiciales para la salud o mermen su capacidad alimenticia.

Esta práctica garantiza el equilibrio con el ecosistema, evitando la utilización de productos químicos, como fertilizantes. Por lo tanto, el consumidor de productos ecológicos gallegos tendrá la certeza de que está degustando alimentos más saludables, nutritivos y satisfactorios.

Para mas información en Agricultura Ecológica de Galicia